Cultura

Исигуро quiere probar suerte en el género de los cómics manga

Kazuo Исигуро

© EFE/Anders Wiklund

TOKIO, 7 de diciembre. /Corr. Tass alexei Заврачаев/. El novelista británico de origen japonés kazuo Исигуро, que se convirtió en el ganador del premio nobel de 2017, en el área de escritores que, va a probar suerte en el género de los cómics manga. En este confesó durante una conferencia de prensa en estocolmo, donde se celebra la semana nobel de celebraciones.

Ver también


Biografía del escritor kazuo Исигуро

“A menudo sucede que el escritor se cierra en una cosa. sin embargo, creo que es muy importante colaborar con diferentes personas y desarrollar la imaginación”, – lleva las palabras de un periódico Nikkey. Исигуро también agregó que el manga como la dirección desde la infancia interesaba, y en la actualidad se está negociando con estados unidos editorial.

Исигуро, nacido en nagasaki, también felicitó a la concesión del premio nobel de la paz de este año, la campaña Internacional para la prohibición de las armas nucleares (ICAN), que representa a una coalición de organizaciones no gubernamentales de más de cien países. “En cierto sentido, yo crecí a la sombra de la bomba atómica, porque mi madre se ha visto afectado por el bombardeo de 1945”, añadió el escritor.

La academia sueca en octubre anunció que el premio nobel de 2017, en el ámbito de la literatura se otorga nacida en japón, el britnico kazuo Исигуро – autor de los libros “el Resto del día”, “Cuando éramos huérfanos”, “No lo dejes ir de mí”, “donde en la bruma de las colinas”, “que en las novelas grande de la energía emocional abrió el abismo que hay tras nuestro ilusorio sentido de conexión con el mundo”

Japón aceptó con entusiasmo las noticias acerca de cómo obtener Исигуро el premio nobel, a pesar de que él es un ciudadano del reino unido. Para los locales la victoria Исигуро se convirtió en motivo de orgullo y admiración, así como para aprender más acerca de su obra. La editorial japonesa Исигуро inmediatamente después del anuncio de la decisión de la academia Sueca fue literalmente inundada de pedidos. En tres días se imprimió 950 mil ejemplares de ocho diferentes obras de un escritor.